¿En qué se diferencian Divorcio, Separación y Nulidad matrimonial?

Disolver un matrimonio puede ser una cuestión confusa para el particular que no esté habituado a los términos del Derecho de Familia. Es muy común que se encuentre especial dificultad en entender las diferencias que existen entre el Divorcio, la Separación y la Nulidad Matrimonial. Por eso, hoy en Peydro4 os contaremos en qué se diferencian Divorcio, Separación y Nulidad Matrimonial.

Divorcio

Cuando hablamos de divorcio, nos referimos a la disolución definitiva del matrimonio. Es decir, que el vínculo matrimonial deja de existir. Por lo tanto, las personas que se divorcien, podrán volver a contraer matrimonio. Y en caso de que deseen volver a establecer el vínculo matrimonial, deberán volver a casarse.

El divorcio no es una figura que exista en el matrimonio católico. Por lo tanto, aquellos que se hayan casado por el rito católico, deberán seguir un proceso diferente, el de nulidad matrimonial. Este debe ser realizado en los tribunales eclesiásticos. Hasta entonces, no podrán volver a casarse por el rito católico. Pero pueden contraer un nuevo matrimonio por vía civil.

Hasta 2005, para poder divorciarse, era necesario separarse previamente. Pero después de que se promulgara Ley 15/2005, que modifica el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil con respecto al divorcio y a la separación, el matrimonio podrá solicitar el divorcio sin haber pasado por la separación previamente. Solo deben pasar 3 meses desde que se celebre el matrimonio.

Separación

La separación, a diferencia del divorcio, no comprende la disolución del matrimonio. Lo que significa que no se puede volver a contraer matrimonio, aunque si cesan los deberes conyugales, como el vivir juntos, y también desaparece la presunción de paternidad de los niños nacidos durante la separación.

Otra diferencia importante es que la separación puede hacerse tanto de hecho como de derecho. En caso de que sea de hecho, los cónyuges pueden sin ningún problema retomar su vida conyugal, y en caso de que sea de derecho, deberán notificar al juez su decisión de reanudar la convivencia. En ambos casos se puede solicitar luego el divorcio.

La separación no es una figura muy utilizada hoy en día, pero puede funcionar para aquellas parejas que se encuentran en indecisión sobre si disolver o no el vínculo matrimonial.

Nulidad Matrimonial

La Nulidad es un poco distinta del divorcio y la separación, porque con esta figura no se trata de disolver o suspender el vínculo matrimonial. Sino que se busca demostrar que el matrimonio, por ser contrario a derecho, nunca existió. Es decir, que no se disuelve, sino que se deja claro que nunca hubo vínculo matrimonial, declarando nulo el matrimonio celebrado.

Si se declara nulidad matrimonial, la pareja podrá volver a contraer matrimonio. De igual manera, si desean volver a intentarlo, deberán celebrar un matrimonio de nuevo.

Abogado en Valencia

Cada matrimonio es distinto, presentando características particulares. Por lo tanto, no todos deben regirse por las mismas soluciones, haciendo necesario el contar con un Abogado especialista en Derecho de Familia que os pueda asesorar correctamente, de manera que se tomen las decisiones adecuadas y que el proceso sea lo menos traumático posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: